sábado, 15 de julio de 2017

ERIANE Julio 2017 Como sabéis, la Tierra ha sido liberada -aunque no ha ascendido todavía-, hace algunos años.


ERIANE   


Como sabéis, la Tierra ha sido liberada -aunque no ha ascendido todavía-, hace algunos años.


Soy Eriane, reina de los elfos del pueblo de Eridan. Hermanos y hermanas humanos, estoy aquí de nuevo entre vosotros, con gran alegría y gran placer. De alguna manera he sido enviada hoy, no por mi pueblo sino como representante de la comunidad de los elfos presentes en la Tierra.

Así como os ha anunciado María creadora, muchos elementos han sido puestos en su lugar desde mi última venida con vosotros. Ya os había anunciado hace algún tiempo que nuestros pueblos élficos eran lugares propicios para vivir una serie de cosas más allá de los encuentros con nosotros. En este comienzo del mes de julio, nosotros los elfos, pasamos a otra intervención en el proceso de la Ascensión de la Tierra y de vuestra liberación. Ya se os ha explicado que dentro de nuestros pueblos como en las líneas élficas, os es posible encontrar la Luz, podéis saciar vuestra sed en la fuente auténtica.

En este comienzo del mes de julio, nosotros los elfos, hemos decidido, más allá de nuestras presencias en nuestros espacios, en los límites de nuestros pueblos, magnificar y ampliar los procesos vibratorios y de la conciencia que es posible vivir en dichos límites. Muchos de vosotros, humanos, con los que ya hemos contactado, podréis constatar el cambio de atmósfera, el cambio de intensidad de la Luz que encontraréis en nuestros lugares. Sé que varios intervinientes os han hablado hace muchos años de los llamados desde hace mucho tiempo, los Círculos de Fuego de los Ancianos. Algunos de vosotros habéis tenido la oportunidad de explorar esos Círculos cuando sabíais donde estaban ubicados.

Hoy, por nuestra expansión vibratoria de la conciencia hasta nuestra Fuente, que es común, tenemos la posibilidad de trasmitir a los árboles maestros que están a la orilla de nuestros pueblos, una intensidad de Luz adamantina que supera ampliamente lo que habíamos llamado hasta ahora, los vórtices. Sabéis también que la mayoría de nuestros pueblos son sitios de pre-agrupamiento, antes del traslado de muchos de vosotros a los Círculos de Fuego. Os recuerdo también que nuestros pueblos representan y es la mejor imagen que se puede encontrar, de invaginaciones de Quinta dimensión dentro de la Tercera dimensión disociada de la Tierra.

Aquellos de vosotros que conocéis y habéis experimentado esta conciencia al nivel de los Círculos de Fuego, van a encontrar exactamente la misma calidad, la misma intensidad que existe en los Círculos de Fuego, en las afueras de nuestros pueblos. Por la expansión de nuestra conciencia y por la presencia del árbol maestro, existe un perímetro especial, en el borde de nuestros pueblos que se extiende a una quincena de metros del árbol maestro que nos sirve de contacto y donde tenemos desde este día, reconstituida la atmósfera vibratoria que existe en los Círculos de Fuego.

Así pues, las afueras de nuestros pueblos se convierten, no en un lugar de encuentro con nosotros, lo que será siempre posible en ciertas ocasiones y, especialmente, en las ceremonias de la Luna Nueva sino, ante todo, a partir de ahora, en un medio de entrar con plena conciencia, en vuestro corazón de Êtreté, en vuestro cuerpo de Eternidad. Os será lícito percibir eso. Tanto por la vibración, como por la energía o la conciencia pura, muchos de vosotros vais a poder beneficiaros de un acercamiento diferente y complementario de lo que se ha realizado durante todos estos años, por la radiación de la Fuente, la radiación del Ultravioleta y la radiación de Sirius.

Lo que quiere decir que, desde hoy, todos nuestros pueblos representarán y se comportarán de forma algo diferente de lo que habéis podido vivir hasta ahora. La intensidad de la Luz adamantina es tal que nuestra expansión de conciencia permite, al nivel del árbol maestro de las afueras de nuestros pueblos, desencadenar este proceso que os hará vivir nuevos fenómenos que corresponden a vuestro estado o a vuestras experiencias ya vividas. Eso vendrá a reforzar, esperamos y deseamos, lo que sois en una visión clara de la Eternidad, lo que os llevará a muchos de vosotros a soltar lo que observáis desde vuestro emplazamiento en vuestra vida, sobre los elementos vinculados a lo que muchos intervinientes han llamado “comportamientos habituales”, memorias automáticas o resistencias a la Luz inscritas en vuestras estructuras como hábitos.

Nuestros espacios no están destinados a curar cualquier anomalía física, sino realmente para dulcificar el proceso de penetración de la Luz, la disolución de lo efímero y la revelación de vuestro cuerpo de Êtreté. Encontraréis en los límites de nuestros pueblos, la misma calidad vibratoria instalada por los Nefilim hace 320.000 años en los Círculos de Fuego. Os recuerdo que los Círculos de Fuego están constituidos por piedras hexagonales talladas por los Nefilim, antes del encierro de la Tierra y que las construyeron para permitir canalizar la Luz hasta el núcleo cristalino de la Tierra, a pesar de su encierro.

Como sabéis, la Tierra ha sido liberada -aunque no ha ascendido todavía-, hace algunos años. La liberación de la Tierra os ha permitido vivir procesos a muchos de vosotros, vinculados a la reconexión a Sirius y a la reconexión a vuestra eternidad. Este movimiento de conciencia, de energía y de vibración, nace al nivel de vuestros pies. Desde hoy, en las afueras de nuestros pueblos, percibiréis muchos de vosotros y esperamos que cada día más, que podéis vivir los mismos procesos, no la Onda de Vida, sino el proceso idéntico, conectando la cabeza al corazón por intermedio de la Lemniscata Sagrada.

Es el encuentro con vuestro corazón y con vuestra eternidad que será también facilitado, mientras que os permite ver lo que no se había visto todavía, para que la Luz pueda actuar a través de la simple mirada dirigida a cualquier anomalía, para agilizar y pacificar lo que se manifiesta hoy como lo que se refleja hoy en las diferentes zonas de vuestro cuerpo físico, como os han descrito algunos Ancianos.

Algunos de vosotros, no muchos en un primer momento, durante el mes de julio podréis encontraros con algunos de vuestros seres queridos que os han precedido, en los Círculos de Fuego. Sabéis que desde las Bodas Celestiales y sobre todo desde la liberación de la Tierra, tras la muerte del cuerpo de carne, no hay posibilidad de quedar atrapado en la matriz astral por los Arcontes. Algunos de vuestros desaparecidos han tenido la tarea de preparar, de alguna manera, vuestra acogida sobre los diferentes Círculos de Fuego presentes en la Tierra.

Ya sabéis que existe una comunicación directa, en estas invaginaciones de la Quinta dimensión de nuestros pueblos, con los Círculos de Fuego.  Por esa razón, hemos elegido el nombre de “lugares de pre-agrupamiento”, para permitir de manera instantánea, más allá de las evacuaciones realizadas por nuestros hermanos galácticos, para que estéis seguros durante los 132 días siguientes a la Llamada de María.

Así pues, os será posible vivir dentro de los Círculos de Fuego, representados a una escala mucho más modesta en las afueras de nuestros pueblos, encontrar a vuestros seres queridos desaparecidos, cuando no son Absolutos, y que en su sentido de servicio han decidido permanecer en la atmósfera de la Tierra, un poco como los Ancianos y las Estrellas, para acogeros en el momento de vuestra llegada. Es una forma de repetición que viviréis cuando vengáis desde hoy, a las afueras de nuestros pueblos. La expansión de vuestra conciencia os hará vivir una serie de procesos corporales evidentes más allá de la fluidificación de las zonas de resistencia, como os han descrito los Ancianos que serán relevadas y mejoradas. Y, por otro lado, algunos podréis encontrar, como si estuvieran en carne y hueso, a vuestros seres queridos desaparecidos.

No vamos a estar, propiamente hablando, presentes en las afueras de nuestros pueblos, sin embargo, nuestro trabajo vibratorio permitirá realizar esta alquimia, que permite la emergencia de la Luz con facilidad y también encontrar a algunos de vuestros seres queridos que os han precedido y eso, desde el año 2010.

Es una gran alegría para nosotros, anunciaros esto. Y esperamos con gran alegría que seáis cada vez más lo que viváis eso para reforzar la evidencia de los que sucede en la Tierra actualmente, donde como sabéis, toda la Tercera dimensión disociada, al final de los 132 días después de la Llamada de María, simplemente, no existirá más. Es el final de un sistema, como sabéis, y no el fin del mundo, porque la Tierra asciende a un espacio vibratorio donde ninguna depredación puede mantenerse o ninguna carencia de Luz pueda existir. Para muchos de vosotros, eso representará una forma de choque o de transformación saludable que os permitirá, como he dicho, encontrar la certeza interior de lo que sois de vedad y no dentro de la historia que vivís todavía hoy, en la Tierra.



En términos de los mecanismos que se producen, eso corresponde simplemente a la emergencia consciente de vuestro cuerpo de Êtreté, en totalidad, en este cuerpo de carne. Gracias a esta activación, os daréis cuenta también, las semanas que vienen, por la acción de la Luz en las afueras de nuestros pueblos, la capacidad de vivir, con más conciencia, este cuerpo de Eternidad. Muchos de vosotros, además, ya percibís en diferentes momentos, que hay algo que se mueve en el interior de vuestro cuerpo, como si un brazo invisible se desplazara, por ejemplo. Se trata, por supuesto, de vuestra conciencia que comienza a trasladarse al cuerpo de Eternidad. Es el mismo proceso que os ha dirigido a lo largo de estos años pasados, a desaparecer de vuestra conciencia durante las llamadas de la Luz y, ahora, durante los requerimientos de la Luz.



Lo que se os pide, si decidís venir a los límites de nuestros pueblos, es que vengáis con la mayor sencillez. No para buscar una experiencia maravillosa, sino para hacer el silencio y la vacuidad de vuestra persona, para dejar actuar las cúpulas de Luz que están ahora constituidas, en el momento en el que os hablo. Eso va a durar todo el mes de julio, pero se ajustará a los acontecimientos de la Tierra, los del cielo y los eventos de vuestra conciencia. Lo que quiere decir también como os podéis imaginar, que los límites de nuestros pueblos, en tanto que lugares de pre-agrupamiento, están a partir de ahora perfectamente funcionales y perfectamente activos, finalizados para la fase final de vuestra liberación.



Así que tendréis la oportunidad de reconocer vuestra eternidad, vuestro origen, no estelar, sino el origen de vuestra primera proyección de conciencia, antes incluso de penetrar dentro de este mundo en la densidad en la que se encuentre.



No os detengáis, durante vuestra visita, en analizar lo que se produce. Aunque algunos de vuestros seres queridos se manifiesten, porque tienen ahora la posibilidad de desplazarse de forma instantánea, desde los Círculos de Fuego, donde están situados, hasta nuestros pueblos, hasta las afueras de nuestros pueblos. Permaneced simplemente en lo que fue denominado hace unos días, en la aceptación incondicional y no en la reflexión de lo que se vive para no dar rienda suelta a vuestro mental, que como de costumbre y, sobre todo, ante la intensidad de lo que se produce, buscará tomar el control para explicar lo que sucede. La explicación que os he dado hoy es más que suficiente para vivir con toda libertad lo que vais a vivir si decidís venir con nosotros.



Algunos pueblos extraterrestres, llamados galácticos o intergalácticos, estarán presentes dentro de esas cúpulas. Eso concierne esencialmente a los denominados “Ángeles del Señor” y algunas fuerzas supervisoras del proceso de vuestra liberación. Cito a los Arcturianos, Andromedanos, los Pleyadianos y otros pueblos que os dejaré descubrirlos.



Los límites de nuestros pueblos se convierten, por tanto, en un lugar de transmutación, un lugar de aclaración, un lugar de comprensión -pero a posteriori y no mientras estáis- de la realidad, de la Verdad, de la Eternidad, así como de la falsedad de toda historia que vivís en este mundo. Para muchos de vosotros, eso podrá representar una prueba total de lo que sois. Eso logrará, de alguna manera, magnificar la vibración de vuestro corazón, de la nueva tri-Unidad, y como he dicho, favorecerá la alquimia de lo que está en vuestra cabeza, con vuestro corazón. Es así como algunos de vosotros descubriréis la verdadera Libertad, que no depende de ninguna forma, como sabéis, de ninguna historia, sobre todo, dentro de este mundo.



Retened que no debéis tratar de comprender o de analizar lo que vivís. Sumergíos completamente en lo que experimentáis. No tratéis, al contrario de lo que se os ha perdido dentro de vuestro entorno, de observar. Contentaos con aceptar y, sobre todo, no proyectar vuestra conciencia al exterior sino al interior llevando vuestra atención al máximo cobre la zona cardíaca, sobre los puntos de la nueva tri-Unidad que será sensible en esos momentos, uno o los tres, o también en el centro de vuestro corazón.



En cuanto a la duración, es muy diferente para cada uno, según lo que observéis, de la transformación o de vuestros reencuentros que se producirán en esos espacios. No hay horario privilegiado; puede ser por la mañana, a mediodía o por la tarde. Preciso sin embargo que la luz del amanecer y del atardecer, son las condiciones más adecuadas para sentir de manera más real y más concreta lo que concierne a los que os han precedido y que os esperan en los Círculos de Fuego y también para algunos de vuestros hermanos galácticos que muchos de vosotros percibís ya -y en particular los Ángeles del Señor- en ciertos momentos, por la noche en vuestra habitación.



Lo que es nuevo, es que este encuentro os parecerá más vivo, con vosotros mismos como con los pueblos galácticos o vuestros seres queridos que lo que habéis vivido hasta el momento en el interior de vuestra conciencia, en el interior de vuestros sentimientos, en los pueblos de la naturaleza. Así que, en realidad se trata de una nueva etapa que de alguna manera finaliza vuestra preparación y que significa la proximidad del Evento, esperado o temido. Así pues, encontraréis la certeza de vuestra eternidad, la certeza que no sois este cuerpo y que vuestra conciencia es libre y no depende de ninguna historia, de ningún límite.



Damos gracias por lo que hemos sido capaces de realizar ahora. La intensidad de las Teofanías que el pueblo humano de la Tierra ha podido vivir, ha permitido de alguna manera, estabilizar la Inteligencia de la Luz y hacerle encontrar las líneas de menor resistencia para introducirse en cada conciencia. Eso se os explicó cuando os hablamos de lo que eran las líneas élficas y que tal vez hayáis vivido en ciertos momentos. Pero, una vez más, la intensidad que se os propone hoy es totalmente inédita. Algunos de vosotros, además, que se han dirigido desde el solsticio de verano a nuestros pueblos, aunque sin poner palabras o explicaciones, han sentido la diferencia incluso cuando no estamos a vuestro lado en los límites de nuestros pueblos.



Os pido también que os presentéis en estos pueblos, simplemente. No hay protocolo, no hay regalo que dar, porque nosotros no podemos acogeros, estaremos por encima de vosotros, por encima de la cúpula. Pero vosotros sentiréis el Fuego de la Luz dentro y alrededor de nuestro árbol maestro. Podéis volver cada vez que os parezca necesario, cuando exista una duda, cuando exista miedo, cuando exista incomprensión, cuando exista calentamiento en ciertas zonas de vuestros cuerpos como se os ha explicado.



Vosotros sabéis hoy que las zonas de resistencia dentro de vuestros organismos físicos, tocan ahora, directamente al alma y no a la persona, es decir, los vasos sanguíneos, los órganos de los sentidos y los órganos nobles que son el corazón y el cerebro. Además, una serie de modificaciones fisiológicas sobrevendrán, en el ritmo de vuestro corazón como en el funcionamiento de vuestro cerebro donde todo lo que habéis llamado las “doce Estrellas”, entrarán en acción conjunta, realizando la alquimia de la cabeza, lo que os hará vivir, si no está ya hecho, la activación de la pequeña Corona, situada alrededor del Punto ER de la cabeza, realizando el estado de budeidad, haciéndoos vivir una beatitud mucho más arraigada aunque vuestra conciencia esté girada al exterior.



Como podéis imaginar, eso podrá provocar muchos cambios en vuestro comportamiento, en vuestros automatismos, en vuestras formas e incluso en vuestra fisiología global, relativos a los que llamáis “necesidades vitales”, es decir, la sed, el hambre, el sueño y no solamente la percepción de la energía o de los chakras, sino como he dicho, la percepción real y concreta de vuestro cuerpo de Êtreté, tanto como observador como la consciencia de habitar directamente este cuerpo de Êtreté y habitar cada vez menos, este cuerpo físico y la estructura social.



Así que, existe un poder de liberación, es la palabra realmente, que se encontrará a vuestra disposición en las afueras de nuestros pueblos. Esperamos que muchos de vosotros os estabilicéis en el corazón de la Eternidad. Podéis venir a vernos, tanto tiempo y con tanta frecuencia como queráis. La energía que hemos instalado y que mantenemos está accesible a partir de ahora, de manera constante.



Por el hecho de los domos presentes en los confines de nuestros pueblos, las influencias lunares que evitábamos ya no tienen razón de ser. En el seno de este lugar, estaréis realmente y concretamente en lo que nombráis la 5ª dimensión o la nueva dimensión. De hecho, si tenéis la oportunidad de venir durante el crepúsculo o al alba, constataréis incluso con los ojos abiertos, incluso antes de alinearos con vuestro corazón, que unas formas vaporosas blancas os aparecerán. La forma del domo en sí, que culmina en general sobre la cima del árbol… en el interior del domo como en el exterior del domo, muchos de vosotros percibiréis esta especie de bruma blanca que los árboles son totalmente capaces de generar ellos mismos. Representa la pura Luz adamantina de la Libertad.

No necesitáis ninguna preparación, si no es, como dije, de venir ligeros. Ligeros en pensamientos, ligeros en objetivos, ligeros en alimentación, ligeros desde cualquier punto de vista. Reencontrar, con vuestra venida, la inocencia y la espontaneidad del niño, listo para lo inesperado, listo para lo imprevisto, pero sin esperar nada. Si respetáis estas pocas condiciones iniciales, entonces os puedo asegurar que vais a vivir, y algunos de vosotros ya lo han vivido en algunos pueblos, aquí y en otra parte, desde ayer muy exactamente, y han tenido que percibir y sentir una diferencia notable, si conocíais estos lugares antes.

Os imagináis bien también que las fuentes presentes en los confines de nuestros pueblos, si no están secas por la temporada, tendrán ahora el mismo efecto que lo que ha sido nombrado el « agua solarizada », por nuestra hermana galáctica Hildegarde de Bingen.

No es solamente vuestra conciencia que será alcanzada sino que incluso vuestra ropa estará impregnada con estas partículas adamantinas. Cualquier objeto que llevéis se beneficiará también de estas partículas adamantinas. Que sea una flor, que sea un mineral, que sea lo que sea, estará literalmente cargado de partículas adamantinas. Estas partículas adamantinas, os lo imagináis, están ahora estructuradas en su forma original, reagrupando seis partículas adamantinas nombradas Agni Devas, las partículas de Fuego de la Luz adamantina, y ya no los glóbulos de prâna o los glóbulos de vitalidad, y ya no las partículas adamantinas separadas. 

La estructuración de las partículas adamantinas, realizada por nuestra expansión de conciencia y nuestra conexión con el árbol maestro, lo permite. Os es posible pues, más allá de vuestra ropa, de traer cualquier objeto que queráis, no para serviros de ellos durante vuestra venida sino más bien después, porque aunque vuestra conciencia ordinaria vuelve a retomar la delantera, en el seno de vuestras costumbres de vida, por vuestro apego a este mundo, constataréis que los objetos, ellos, sean los que sean, no pueden perder lo que ha sido tejido alrededor de ellos, porque es así como ocurre durante vuestra venida con esos objetos debajo de nuestros domos.

Lo que tenía que deciros ya lo he hecho. Si hay algunas preguntas sobre el modo de proceder, si no he sido lo bastante clara en mi enunciado y en mi descripción, entonces con mucho gusto contestaré a vuestras preguntas con respecto a estos domos, a vuestra venida, o acerca de las transformaciones que vais a vivir allí.

…Silencio…

Mientras exploráis vuestras preguntas, preciso también, después de haber hablado de los pueblos galácticos, y de hecho lo olvidé, nuestras hermanas Estrellas acaban de recordármelo, algunas de ellas y algunos Ancianos, al igual que los Círculos de Fuego, podrán apareceros. Tal vez ya lo sabéis, en el seno de los Círculos de Fuego, reencontraréis a vuestras hermanas Estrellas, a la totalidad de los Ancianos, a la totalidad de los Arcángeles, y a la totalidad de los intervinientes que os han hablado. No digo que veréis la totalidad de estos seres, pero en algunas circunstancias, algunos de vosotros serán contactados por una de las hermanas Estrellas o por uno de los Ancianos, o uno de los intervinientes, o incluso por uno de los Arcángeles. Aquí también, no olvidéis, si ocurre, que sea un contacto de corazón a corazón, una Teofanía si preferís, pero no habrá necesariamente un discurso. Son unos reencuentros, unas iluminaciones de la Luz y por la Luz.

¿Tenéis algunas preguntas?

Pregunta: cuando cambiamos de región, ¿cómo podemos encontrar los confines de uno de vuestros pueblos?



Sigue las líneas élficas. Pero si ya has estado en contacto con el mundo élfico, te tranquilizo, aunque no encuentres ninguna línea élfica, los elfos mensajeros o los elfos-ángeles vendrán hasta tu cama para, durante los sueños o durante el día, provocar en tu interior una intuición que te enseñará donde se sitúan estos domos, en cualquier región del planeta que estés. Por supuesto, todos nuestros pueblos élficos no se encuentran en los confines de unos bosques. Existen algunos países donde no hay bosques, y sin embargo somos muchísimos, aunque nuestro entorno natural es, por supuesto, bien evidentemente el bosque. Entonces no te preocupes por esto.

No obstante, si hasta la fecha no habéis tenido la oportunidad de encontrarnos, aquí también, de un modo tal vez más sutil, os sentiréis atraídos, durante vuestros paseos en la naturaleza, hacia algunos lugares, que no son propiamente dicho necesariamente nuestros pueblos sino que, por resonancia entre árbol maestro y árbol maestro, dondequiera que estén en el planeta, ellos estarán en sintonía. Quiere decir que reencontraréis cerca de cada árbol maestro presente en la tierra… y sabéis cómo reconocerlos: un árbol maestro crea espacio a su alrededor. Incluso en el bosque más tupido, el árbol maestro despeja a su alrededor un perímetro, variable, donde no puede crecer ningún otro árbol. Esos territorios son muy fáciles de localizar, a diferencia, efectivamente, de los pueblos élficos si no los conoces, o si nunca has vivido su contacto.

Así, esos árboles maestros servirán de enlace. Por supuesto, no habrá, y de manera mucho más difícil, las Presencias que he descrito en los confines de nuestros pueblos, sin embargo el encuentro con vuestra eternidad será posible por esos árboles maestros que sirven de enlace. Lo habéis entendido, estamos pues entretejiendo, en los espacios naturales, la Luz adamantina. Esto participa de manera activa a la Liberación, a vuestra liberación y a los mecanismos de ascensión de la Tierra. Quiere decir también, y lo hemos repetido y los innumerables intervinientes lo han repetido, que la mejor manera de estar en paz hoy, es el silencio, el aquí y ahora, y la naturaleza.

Los árboles maestros son mucho más numerosos que nuestros pueblos. Cada árbol maestro será alcanzado y será por sí solo, ya no un vórtice sino que un lugar de, creo que los dragones os lo han comentado en el plano sutil, lo que ha sido nombrado los pilares de Luz. Esos pilares de Luz que se han vuelto cada vez más visibles en algunos lugares de la tierra, sobre todo para preparar a los habitantes de las ciudades, lo que explica que los pilares de Luz hayan sido observados a menudo encima de grandes zonas urbanas más que en la naturaleza, porque esas zonas lo necesitaban más.

Los árboles, los árboles maestros, desde hoy se vuelven unos pilares de Luz. Os imagináis bien que incluso sin domos reales constituidos, como en los confines de nuestros pueblos, esos árboles maestros os permitirán vivir también el mismo proceso, excepto por supuesto lo que concierne a las entidades de los mundos libres, las Estrellas, los pueblos galácticos, los Ancianos, los Arcángeles. No obstante, la realidad de vuestra transformación será idéntica a lo que existe al nivel de los domos en los confines de nuestros pueblos.

¿Tenéis más preguntas?

…Silencio…

Pregunta: si me proyecto con el pensamiento cerca de un árbol que supongo es un árbol maestro, ¿puede decirme si es uno o no?

¿Si te proyectas con el pensamiento cerca de un árbol maestro?

Pregunta: un árbol que supongo ser un árbol maestro.

No, el pensamiento no tiene nada que ver con el cuerpo de carne, y no tiene nada que ver con el cuerpo de Eternidad. Vuestra presencia, física, es requerida.

Preciso que si algunos de vosotros conocen el emplazamiento de los Círculos de Fuego de los Ancianos, y habéis tenido la ocasión de visitarlos, el nivel de densidad de Luz, al nivel de esos Círculos de Fuego, será tal, que por supuesto podréis también encontrar allí a vuestros hermanos y hermanas desaparecidos y los pueblos galácticos. La intensidad del Fuego al nivel de los Círculos de Fuego es tal, que el nivel de irradiación que podréis vivir allí por la radiación gamma, si no estáis liberados, puede causar unos daños. No es necesario observar unos daños al nivel del cuerpo físico para emerger, por así decirlo, renacer, en el cuerpo de Eternidad.

El hecho de viajar con el pensamiento, en todo caso para este proceso, no tendrá ningún efecto. Hace falta vuestra presencia. A menos que sepáis cómo enviar vuestro cuerpo de Eternidad, cómo viajar ya en el cuerpo de Eternidad, lo que atañe, reconozcámoslo, de momento, a pocos hermanos y hermanas humanos, en la medida en que, lo habéis constatado, existe un cierto freno ligado a los brazaletes de los tobillos y de las muñecas, incluso para los Liberados vivientes, que os impiden vivir de manera total y definitiva dentro de vuestro cuerpo de Eternidad. Porque vuestro sitio hoy, simplemente, está en la tierra, en la carne. Es pues vuestra carne la que debe transportarse hasta esos domos.

El pensamiento no concierne en nada la carne, el pensamiento no concierne en nada el cuerpo de Eternidad, el pensamiento concierne la matriz. Entonces por supuesto, este pensamiento ha podido ser utilizado, por ejemplo en algunas meditaciones pensando en el Sol, pero aquí es diferente porque el arquetipo y el Sol existen concretamente. El único lugar en el cual podríais desplazaros con el pensamiento, eventualmente, porque la conciencia allí es diferente,  son los Círculos de Fuego. En cuanto a los domos en los confines de nuestros pueblos, requiere vuestra presencia física. No obstante, después de vuestra primera visita, tendréis efectivamente la total libertad de reproducirlo con los mecanismos de la conciencia o del pensamiento, pero debe de haber una primera vez que permite justamente tejer la Luz, sobre vuestro cuerpo de carne como sobre el cuerpo de Eternidad que emerge.

…Silencio…

¿Tenéis más preguntas que os parecería útil de hacer con relación a los procesos que os he descrito?

Pregunta: ¿qué hay de los árboles maestros que se encuentran en unos parques, en las ciudades?

Por el hecho de la instalación de los pilares de Luz en los entornos urbanos – pero no concierne, desgraciadamente, por ahora, a todas las zonas urbanas del planeta –, ha habido efectivamente una transformación de los árboles maestros, sin embargo con una incapacidad, por el hecho del egregor de la ciudad, de la zona urbana, de beneficiarse de los mismos efectos que en la naturaleza. Esperamos que esto pueda cambiar muy rápidamente. Nuestros ángeles mensajeros que recorren la tierra y los diferentes lugares de la tierra, nos reportan diariamente lo que sucede en el seno de vuestras ciudades. A día de hoy, los árboles maestros que existen efectivamente en el seno de vuestras ciudades, no pueden beneficiarse de la totalidad del proceso que os he descrito, de momento, pero sin embargo, las diferencias serán perceptibles.

Bien evidentemente, no habrá allí ningún pueblo galáctico, ningún allegado, no podrán estabilizarse allí ni siquiera aparecer por ahora. No sabemos cuándo será posible pero dudo mucho, a la vista de lo que nos transmiten nuestros elfos mensajeros, que haya por ahora unos lugares, en la ciudad que sea, donde los domos estén constituidos. La intervención de los dragones con los pilares de Luz ha permitido, cómo decirlo, de limitar los daños en el seno de los entornos urbanos. Ya es un gran paso que se ha dado. Podéis no obstante realizar la experiencia pero es más sabio y honesto deciros de ir en la naturaleza.

Acordaos que cuando habéis estado allí una vez, estando en vuestras casas, podéis recrear el domo de Luz. Algunos de vosotros, de hecho, desde hace años, perciben el entramado etérico por encima de sus camas por la noche. Algunos de vosotros ya ven desde hace algún tiempo unas Presencias, unas formas geométricas, en movimiento y blancas, incluso en total oscuridad. En ese momento podréis tal vez tener la alegría de observar que por el contacto con la experiencia pasada, y sobre todo con vuestro cuerpo de Êtreté, que el domo de Luz, y ya no el entramado etérico, se reproduce alrededor de vuestra cama, lo que hará efectivamente mucho más fácil el contacto con los pueblos galácticos, con los Ancianos, con las Estrellas, o con los Arcángeles.

No obstante el proceso alquímico de transmutación de la conciencia requiere vuestra lucidez y el hecho de no estar tumbado – sentado o de pie, da igual –, entonces de no estar en la cama. Pero tendréis la oportunidad, como acabo de decirlo, de constatar por vosotros mismos, si ya lo habéis observado, que el entorno y la atmósfera encima de vosotros, encima de vuestra cama, cambia. Las formas se densifican, los movimientos se identifican con más facilidad, las Presencias se vuelven más imperiosas.

…Silencio…

Entonces hermanas y hermanos humanos, si todo os parece claro y si no tenéis más preguntas, entonces os invito a vivir ahora, cuando lo deseáis, esta experiencia.

Soy Eriane, reina de los elfos, y permitidme, por primera vez para mí, de realizar con vosotros, aquí y dondequiera que estéis, durante la lectura o la escucha, lo que nombraría una Teofanía élfica. Os doy las gracias por vuestra escucha, por vuestra atención, por vuestra lectura, por vuestra presencia.

Eriane viene a vuestro corazón.

…Silencio…

Soy Eriane, reina de los elfos del pueblo de Eridan. Os amo, y esperamos, el conjunto del pueblo de los elfos, permitir a vuestra conciencia de ser libre. Os rindo gracia. Os doy las gracias.



Para recibir los mensajes en tu bandeja de correo suscríbete en    http://isialada.blogspot.com.es/         y   http://isisalada2.blogspot.com.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario